Pilar Rubio: “Una carrera de 25 años no se construye por tu belleza” | Gente

A pesar de que su capacidad de influencia y su impacto mediático -con casi 11 millones de seguidores solo en Instagram- podrían justificar fácilmente su papel como embajadora de cualquier marca de moda, la verdad es que la moda tiene un significado especial en la memoria emocional de Pilar Rubio (Torrejón de Ardoz, 45 años). Cada tarde, después de salir del colegio, la comunicadora iba a la tienda de ropa infantil que sus padres regentaban y pasaba horas cosiendo y hilvanando telas que su madre luego cosía en vestidos nuevos para su colección de Barbies. En vista del fenómeno cultural protagonizado este año por la famosa muñeca, la madrileña tiene claro qué modelo de Barbie representaría mejor su personalidad: “Supongo que ahora sería la Barbie presentadora, pero personalmente preferiría ser la Barbie Superstar”.

A juzgar por la multitud de cámaras y reporteros que la rodean, en uno de esos gimnasios exclusivos de boxeo frecuentados por ejecutivos vestidos con trajes que aprovechan la hora del almuerzo para liberar estrés a base de golpes y directos, Pilar Rubio no está lejos de lograr ese deseo. Responde a las preguntas con amabilidad y profesionalidad, mostrando una sonrisa constante junto a su nueva colección deportiva para la firma gallega Selmark. Son prendas versátiles diseñadas para ser utilizadas tanto dentro del gimnasio como en las tareas diarias, y han pasado por el riguroso escrutinio de su creadora. “Soy muy perfeccionista, muy meticulosa, así que pruebo todo y luego digo si tenemos que hacer un ajuste en la sisa o si la banda elástica tiene que ser más ancha. No puedo recomendar algo en lo que no creo”, dice a EL PAÍS.

XEM THÊM  Las misteriosas esculturas halladas en culturas prehispánicas que los arqueólogos han tratado de explicar

Su profesionalidad no se desvanece ni siquiera ante las constantes preguntas sobre el reciente robo en la finca que comparte con Sergio Ramos y sus cuatro hijos en Sevilla, mientras los niños y sus cuidadoras estaban dentro de la casa. Aunque no puede agregar nada sobre un caso que ya está en manos de las autoridades competentes, insiste en la importancia de que Sergio (8 años), Marco (6), Alejandro (4) y Máximo Adriano (3) disfruten de una infancia normal. “Quiero que sigan llevando una vida normal como hasta ahora. Solo me preocupo de que sean buenas personas y que respeten a sus profesores y compañeros. Obviamente, tengo control sobre ellos, pero como cualquier madre. Los hijos son nuestro tesoro más preciado”.

La presentadora Pilar Rubio, el pasado miércoles en un gimnasio de boxeo en Madrid.
La presentadora Pilar Rubio, el pasado miércoles en un gimnasio de boxeo en Madrid.Samuel Sánchez

Su reciente mudanza a la capital andaluza ha marcado el final de uno de los culebrones del verano en el mercado futbolístico. Después de terminar su estancia de dos años en el Paris Saint Germain, los rumores sobre el próximo destino de Sergio Ramos apuntaban en direcciones opuestas, desde Estados Unidos hasta Arabia Saudita. Una situación estresante para cualquier familia, pero la presentadora lo desestima sin darle importancia. “Nunca he sentido incertidumbre porque no hay problema en donde sea que vayamos si estamos juntos. Si tenemos medios de transporte, no me importa vivir en Sri Lanka o en China. Tomo un avión, trabajo aquí y vuelvo a casa. Cuando vivía en París solía pensar: ¿Qué le importa a la gente dónde duermo? Ese es mi problema. ¿Estoy aquí para trabajar? Sí. ¿He estado siempre? Sí. Nunca he dejado a nadie colgado”. A pesar de su voluntad, es consciente del precio que ha pagado en su carrera: “Ya no puedo estar en un programa diario porque si vivo fuera no vería a mis hijos. Tengo que encontrar un equilibrio, sopesar lo que me conviene… Se sacrifican cosas, pero mi prioridad es mi familia”.

XEM THÊM  A mi madre se le paró la vida el día en el que dejó de pisar un plató de televisión

La presentadora afirma que nadie le ha regalado nada. Tanto en sus inicios como reportera en el programa Sé lo que hicisteis, como en sus compromisos actuales en El Hormiguero o al frente del nuevo concurso de maquillaje Make Up Stars (RTVE), el secreto de su éxito radica, según ella, en la constante preparación: “Estudiar duro, hacer audiciones y trabajar las horas que sean necesarias. En este trabajo, nadie vendrá a buscarte a casa”. Lejos de presumir de tener una vocación comunicativa, incluso en la universidad experimentaba un profundo miedo escénico que la acompañaba desde la infancia. “Lo pasaba muy mal, pero fui ganando confianza”, recuerda. “Pensé: ‘Este va a ser mi trabajo, voy a disfrutarlo porque tengo que mantenerlo. La vergüenza no me dará de comer, así que adelante”.

Mientras algunos actores son noticia estos días por culpar al color de sus ojos azules de la falta de premios y reconocimientos, como confesó Maxi Iglesias la semana pasada en El Hormiguero, la madrileña no cree que su atractiva mirada azul haya sido determinante en su extensa trayectoria. “Tienes que demostrarlo día a día. Una carrera de 25 años no se construye por tu belleza. Además, eso es tan subjetivo que a algunos les parecerás guapa y a otros les parecerás tonta… La belleza está bien para los concursos de belleza, pero para comunicar, tienes que tener otros requisitos”. Cuando se le pregunta si considera que su esposo podría tener esas habilidades comunicativas y, de este modo, emular el omnipresente carácter televisivo del futbolista Joaquín Sánchez una vez cuelgue los botines, ella se muestra diplomática: “Tendrían que preguntárselo a él, pero es un tipo muy talentoso. Con el esfuerzo que le dedica a todo, estoy segura de que, si se lo propone, lo logrará”. Habrá que estar atentos a la pantalla.

XEM THÊM  'guerra' familiar y el exitoso homenaje a su madre

Xem thêm bài viết thuộc chuyên mục: Blog

By devteam