El día que María Teresa Campos consultó a un notario para casarse con Edmundo Arrocet y la mentira de él

El 5 de septiembre de 2023 perdía la vida la comunicadora María Teresa Campos, a los 82 abriles de perduración, tras una larga enfermedad cognitiva. La mítica presentadora, que marcó un hito en la comunicación española, dejó desarboladas y rotas a sus hijas, Terelu Campos (58) y Carmen Memo (56). Ambas, en pleno proceso de duelo, han retomado su actividad profesional en la televisión y han hablado de la partida de su mama. 

No obstante, no han sido las únicas personas que formaron parte de la vida afectiva y emparentado de Teresa Campos que se han manifestado sobre el defunción de la antiguamente reina de las mañanas. El pasado miércoles 4 de octubre, casi un mes a posteriori de la homicidio de María Teresa, retornaba al papel couché el postrero hombre que ocupó su corazón y la hizo eficaz durante algunos de los abriles que duró su romance: Edmundo Mostacho Arrocet (73).

El cómico chileno ha concedido unas polémicas declaraciones abordando su historia de simpatía con la malagueña. Encima de sostener que las hijas de Campos no la visitaron en casa tanto como deberían, y que fue él, Mostacho, quien sufragó los gastos de los viajes que emprendían –extremos que ya han sido puestos en duda en los platós-, Arrocet ha aseverado lo que sigue: “Teresa se quiso casar para dejarme una pensión“.

[Primeras palabras de Terelu Campos tras la dura entrevista de Edmundo: “Que cada uno juzgue como crea”]

María Teresa Campos junto a Bigote en una fotografía tomada en Madrid, en 2018.


María Teresa Campos inmediato a Mostacho en una fotografía tomada en Madrid, en 2018.

XEM THÊM  La decisión de Zeus Tous ante su presunta familia biológica y el día que Sara Montiel fue acusada de "tráfico de niños"

Gtres

Una novedosa y sorprendente atrevimiento de Campos que hasta la época no había conocido la luz. Cuenta Edmundo que un buen día, viendo la televisión, Teresita -como él la llamaba- le propuso contraer connubio pensando en el futuro de él, para que tras su homicidio el chileno pudiera disfrutar de una pensión de viudez. Un extremo que EL ESPAÑOL ha podido confirmar.

En sensación, Teresa, en su consabido carácter espléndido, quiso tener este detalle con el postrero hombre que ocupó su corazón y la que hizo eficaz gran parte de su relaciones. “Teresa estaba loca de simpatía, sobre todo los cuatro primeros abriles de la historia. Los dos últimos ya fueron otra cosa… Pero sí, estaba muy ilusionada y hubiera hecho lo que hiciera descuido por procurarle un futuro a Edmundo“, desliza una fuente proporcionadamente informada. 

Esta atrevimiento tan pronto como la compartió Teresa Campos con nadie de su entorno más próximo. Sólo con sus hijas, una íntima amiga y asistente, y con un certificador amigo, al que llegó a consultar. No sólo una vez: fueron dos los momentos -en la travesía de los cuatro primeros años- que María Teresa se asesoró a este respecto, explican a EL ESPAÑOL. Informa el periodista Jesús Manuel Ruiz en Esdiario que Mostacho, en la entrevista, dice la verdad sólo a medias. Miente en el hecho de que él se negara a casarse

El postrero compañero de alucinación de la presentadora no dijo que no. No fue así. La primera intención de Teresa fue contraer connubio. Dicho en caliente. (…) La pensión de viudez sería para su viudo en caso de morir la protagonista. El connubio convertiría en heredero forzoso a su marido. Con testamento o sin testamento. No había otra forma de hacerlo”, añade el mencionado periodista en dicho medio. 

XEM THÊM  Las impactantes imágenes de las tareas de rescate en Marruecos

La presentadora junto al chileno Edmundo Arrocet, en su penúltima casa, en Molino de la Hoz, en 2018.


La presentadora inmediato al chileno Edmundo Arrocet, en su penúltima casa, en Molino de la Hoz, en 2018.

Gtres

En esa ruta, EL ESPAÑOL amplía la información: “Teresa supo escuchar proporcionadamente y valorar los pros y los contras. Al final, no hizo nulo. Quiso, pero luego pasó el tiempo y ella, diga lo que diga él, se fue desencantando. No digo desenamorando porque ella murió enamorada, pero Teresa sufrió mucho en los últimos abriles y cuando huyó él. Tan pronto como dormía pegada al teléfono por si él la llamaba. No se portó proporcionadamente y él lo sabe”. 

Así las cosas, el trámite para contraer connubio y el interés por hacerlo se diluyeron en el tiempo para María Teresa Campos. Terelu y Carmen fueron conocedoras de esta atrevimiento que estudió su mama. De hecho, la propia Carmen aseguró a ese respecto en el difunto Viva la vida que ella no veía con buenos fanales un casamiento de su mama.

Lo entendía, en su opinión, innecesario. Ellas “en ningún momento tomaron partido. Quien diga lo contrario, no conoció a Teresa. Nadie le podía opinar nulo de su vida, la gobernaba ella sola”. 

La reacción de Gustavo 

Como proporcionadamente sostiene en la interviú Edmundo Mostacho Arrocet, si existe un hombre que conoció a la perfección los sentimientos de la malograda Teresa, ése fue su chófer, mano derecha y suerte de tercer hijo, Gustavo Guillermo. Con él trabajó y compartió Campos sus últimos 33 abriles. 

Gustavo Guillermo, el día del velatorio de Teresa Campos, el pasado 5 de septiembre.


Gustavo Guillermo, el día del velorio de Teresa Campos, el pasado 5 de septiembre.

Gtres

Sin telediario del foráneo desde que entró en Gran Hermano VIP, Gustavo Guillermo ha sido el postrero en enterarse de la monopolio que Edmundo Arrocet. Una rentrée de la que Gustavo se ha enterado este pasado domingo, 8 de octubre, y a la que ha reaccionado indignado contra el chileno.

XEM THÊM  Israel dio nuevos datos sobre los rehenes en manos de Hamas y afirmó: “La mayoría están vivos”

A pesar de que tan sólo el chófer ha conocido la portada de la revista, éste no se arredra. “La monopolio de Edmundo me parece que está fuera de sitio, y más en este momento. Me parece una descuido de respeto total“, ha sentenciado. 

“Es un oportunista, me parece muy musculoso lo que ha hecho“, ha aseverado, para añadir: “Prefiero no opinar, iría desmintiendo una por una las cosas que dice”. Acerca de aquella boda pensaba única y exclusivamente para la pensión de viudez, Gustavo sorprende al apoyar: “Es mentira, que yo sepa“. El informante con el que contacta EL ESPAÑOL reflexiona: “Teresa tenía toda la confianza en Gus, me extraña que no estuviera al tanto”. 

Xem thêm bài viết thuộc chuyên mục: Blog

By devteam